Es importante para nosotros que usted conozca y sepa mucho más acerca del mundo testamentario. En ese sentido, es necesario profundizar en términos básicos y conceptos fundamentales tal como es el caso del testamento abierto, aquel en el que el testador manifiesta su última voluntad en presencia de las personas que deben autorizar el acto, quedando enteradas de lo que en él se dispone. Vayamos más a fondo en este aspecto y descubramos juntos todo lo concerniente a este tipo de documento.

 A) Testamento notarial: es aquel en el que interviene el Notario, testigos y a veces, personajes terciarios en atención a las circunstancias personales de quien realiza el testamento. Entre esta clasificación tenemos:

Testamento abierto notarial ordinario:

Es el más común de todos. Este tendrá que ser otorgado ante un notario y el testador expresará de forma oral o por escrito su última voluntad. Una vez realizado, lo leerá el Notario en voz alta con el propósito de que el testador manifieste si está de acuerdo con  todos los detalles. Por último, el testamento será firmado en el acto por el testador y, en ciertos casos especiales, por los testigos y demás personas que por disposición notarial deban concurrir.

Testamento notarial abierto, casos especiales:

Son aquellos testamentos en los que, a fin de asegurar la veracidad del acto y la exactitud de la expresión de la última voluntad, influyan otros personajes que no sean el notario o el propio testador, tales como testigos o intérpretes. Esto solo debe ser considerado en las siguientes circunstancias:

-Cuando el testador declare que no sabe o no puede firmar el documento de últimas voluntades.

-Cuando el testador tiene como idioma principal una lengua que es desconocida para el notario.

-Cuando el testador sea ciego o declare que no puede leer por sí mismo el testamento.

-Si el testador fuera enteramente sordo, los testigos deberán leer el testamento en presencia del notario y deberán declarar que coincide con la voluntad expresada.

B) Testamento no Notarial: Es aquel en el que la ley, ante la complejidad de que el notario pueda hacerse presente, autoriza la creación del testamento y otorgamiento ante testigos, con la condición de que una vez realizado, será sometido a intervención. Entre esta clasificación tenemos: al testamento en inminente peligro de muerte y al testamento en caso de epidemia.

Si el testador se encuentra en peligro inminente de muerte, o en caso de epidemia puede otorgarse el testamento sin intervención notarial ante cinco y tres testigos mayores de dieciséis años respectivamente. Cabe precisar que ambas situaciones deben comprenderse por los tribunales como críticas y de extrema dificultad.

Eso sí, tales documentos quedarán nulos si pasaron dos meses desde que el testador se encuentra fuera del peligro de muerte, o si cesó la epidemia.

Para más información, ¡no dejes de visitar nuestro blog! Último Testamento no solo te ofrece una manera rápida y sencilla de crear un testamento; también buscamos orientarte en todo lo relacionado a uno.

© 2018 Ultimo Testamento de Spanglish, LLC
¿Tener preguntas? 844-262-9161

logo-footer

Al utilizar Ultimo Testamento, Ud. esta de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y Política de Privacidad. Ultimo Testamento no ofrece asesoramiento legal – consulte a un abogado licenciado para obtener consejo legal. Al usar este sitio web, Ud. acepta que NO se crea una relación abogado-cliente.

Ver los TÉRMINOS DE SERVICIO para obtener información adicional sobre las limitaciones en el uso de este sitio web. POLÍTICA DE PRIVACIDAD

¿Preguntas?