Como una receta que, para ser infalible, necesita los elementos correctos para que el resultado final sea el esperado, un testamento requiere que todas las piezas adecuadas se unan con el objetivo de formular adecuadamente una exquisita y última voluntad. Mientras las instrucciones sean claras, los ingredientes sean específicos y las cantidades estén detalladas, podemos asegurar, sin temor a dudas, que se podrá cumplir con todo lo que se estipule en el documento.

Por el contrario, una mala ‘receta’ (o lo que es peor, la ausencia de una) podría desembocar en un enorme sinsabor.

Es por ello que hoy te mostraremos qué debería estar estipulado en un testamento y qué indicaciones han de estar presentes en el mismo.

  • Deben estar presentes sus datos personales: fecha de nacimiento, domicilio, número de cédula, nacionalidad y lugar de residencia. Trate de ser lo más preciso posible, sin ningún error de digitación, ya que la verificación es uno de los primeros pasos que la audiencia o Corte dictaminará para comenzar el proceso de distribución.
  • Como requisito trascendental, debe declararse de manera libre, explícita y espontánea el deseo de realizar este trámite, mencionando el nombre completo y correcto de los herederos de sus bienes, respetando a los herederos forzosos y por supuesto, las proporciones indicadas por ley, que varían según el Estado en que uno se encuentre.
  • Debe mencionar el estado civil que presenta al momento de redactarlo. Ya que de estar casado, gran parte de los bienes se entregan al cónyuge sobreviviente, y de estar divorciado, la figura jurídica podría variar drásticamente. Recuerde que puede actualizar su testamento cuantas veces lo desee.
  • Debe mencionar si tiene hijos o padres vivos. Si sus hijos son menores, con mucha más razón. Además, deberá asignarles un tutor de su confianza para guiarlos en su ausencia.
  • No olvide realizar el inventario total de sus pertenencias, en otras palabras, debe precisar tanto los bienes muebles como inmuebles para llevar un conteo específico y se ejecute una correcta repartición.

Tome nota: existen 2 tipos de testamentos: el abierto y el cerrado.

-En el abierto, caracterizado por ser de carácter público, es decir, leído en voz alta por el testador, el número de testigos que deben presenciar el trámite son 3, y estos no pueden, por obvias razones, ser familiares entre sí, ni poseer parentesco con el testador o con el notario, tampoco, por ninguna circunstancia, deben poseer dependencia económica del testador.

-En el cerrado se necesitarán 5 testigos, y en este caso, sólo será revelado dentro del trámite de sucesión y como en el abierto, el notario podrá solicitar el certificado médico para determinar el estado de salud mental del testador en caso de ser mayor de 70 años.

¡Esta es la manera adecuada de construir un testamento! Y si desea mayor ayuda en la elaboración, Último Testamento le ofrece toda la ayuda necesaria para que la ‘receta’ del bienestar de los suyos sea un plato de sumo agrado. ¡No dude en contactarnos!

© 2018 Ultimo Testamento de Spanglish, LLC
¿Tener preguntas? 844-262-9161

logo-footer

Al utilizar Ultimo Testamento, Ud. esta de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y Política de Privacidad. Ultimo Testamento no ofrece asesoramiento legal – consulte a un abogado licenciado para obtener consejo legal. Al usar este sitio web, Ud. acepta que NO se crea una relación abogado-cliente.

Ver los TÉRMINOS DE SERVICIO para obtener información adicional sobre las limitaciones en el uso de este sitio web. POLÍTICA DE PRIVACIDAD

¿Preguntas?