La vida del ser humano consta de una certeza que llegará y de una interrogante que nunca responderá: que la muerte asomará, pero el día, uno nunca lo sabrá. El momento de partir es indistinto para toda persona, pero también es incierto, y cuando sucede, en este mundo dejamos tanto lo que somos, como lo que tenemos. Asegurar que la semilla de nuestro legado caerá en buena tierra, es sembrar para que otros cosechen el buen fruto: ésta es la esencia y trascendencia del testamento.

¿Y cuándo es apropiado escribir uno?

Ya que el momento es una seguridad, pero el día es un misterio, señalaremos tres puntos importantes de la vida de una persona que le servirán como una referencia.

Al cumplir la mayoría de edad

Cuando nos referimos a lo que poseemos, no hablamos solo de dinero o de bienes raíces, sino de todo lo que pueda decirse que es nuestro, como aquellas prendas que le dejarías a algún primo o decidir cuál de tus hermanos cuidará el Xbox. Escribir un testamento desde que se es mayor de edad (por cuestiones legales, claro está) es un buen momento para empezar a dejar un legado en base a lo mucho o poco que se tenga. Además, aporta madurez al inicio de una vida adulta, ya que nos muestra el valor que tiene cada cosa que tenemos y el que podría tener para otros, enseñándonos que lo material no se irá en nuestra valija al marcharnos de este mundo.

Al formar una familia

El cónyuge es el amor que se escoge, y si bien algún día se cumplirá el “hasta que la muerte los separe”, es bueno recordar que dicha frase solo consta de un plano corporal. En cuanto a los hijos, es una obviedad el querer dejarles un mejor futuro. Entonces, lo que poseemos, no solo por ley sino por decisión, formará parte de la calidad de vida que le podemos dejar al grupo de personas más importante que tenemos. Escribir un testamento desde el “sí, acepto” o desde que sientes las manos de tu primer heredero apretando tu dedo, es también escribir una mejor historia para ellos.

Al ingreso a la senectud

Contamos con sus largos y buenos años de vida para escribir un testamento llegada esta etapa. Con la vejez se es más consciente de que el tiempo de partir queda cada vez más cerca y con ello, la necesidad de empezar a despojarnos de lo logrado para entregar un legado. Además, es la época en la que se realizan la mayoría de los documentos de sucesión.

Al sufrir una enfermedad terminal

Una enfermedad terminal puede ser el timbre que oímos en el umbral de nuestras vidas…y podría ser el último que escuchemos. “Si quieres disfrutar la vida, prepárate para la partida”, solía decir Sigmund Freud, y aunque muchas veces esto es incontrolable, lo que usted sí puede preparar es un mejor terreno para los suyos.

Lo más probable es que se encuentre en medio de alguna de estas etapas, por ello, en síntesis, el día adecuado podría tener una respuesta: el hoy. En Último Testamento le ayudamos a dar el punto de inicio para tal labor. La seguridad de los que le rodean es importante para usted, y usted lo es para nosotros.

© 2018 Ultimo Testamento de Spanglish, LLC
¿Tener preguntas? 844-262-9161

logo-footer

Al utilizar Ultimo Testamento, Ud. esta de acuerdo con nuestros Términos de Servicio y Política de Privacidad. Ultimo Testamento no ofrece asesoramiento legal – consulte a un abogado licenciado para obtener consejo legal. Al usar este sitio web, Ud. acepta que NO se crea una relación abogado-cliente.

Ver los TÉRMINOS DE SERVICIO para obtener información adicional sobre las limitaciones en el uso de este sitio web. POLÍTICA DE PRIVACIDAD

¿Preguntas?